APLICACIONES DE LOS OLIGOELEMENTOS

Los oligoelementos se aportan habitualmente a través de la alimentación, una cantidad excesiva o déficit podría favorecer la aparición de enfermedades o retrasar la curación de las mismas.

Dentro del contexto terapéutico, el médico oligoterapeuta puede dar oligoelementos de tres formas diferentes:

Forma catalítica:
Se trata de administrar uno o varios oligoelementos en cantidades muy bajas para activar uno o varios oligoelementos que están presentes pero que no están actuando en nuestro cuerpo, es la llamada terapia catalítica.

Forma nutricional:
Para prevenir déficits y trastornos de carencia, por ejemplo hierro en el embarazo, zinc para crecer.

Forma farmacológica:
Cuando se administra el oligoelemento en cantidades muy elevadas para tratar una enfermedad, por ejemplo selenio para cáncer y cromo para diabetes.